Notas Viajeras (Parte Dos)

Mi padre siempre me pareció como……muy grande. Es decir, los primeros recuerdos que tengo de el, son de un hombre ENORME en todos los sentidos, respetado por propios y extraños, por amigos y enemigos. Y mi perspectiva no está solo motivada (ni exaltada) por llevar su sangre. Realmente estaba muy canijo en lo suyo!……Y ademas medía más de 1.85 jaja En el escenario y fuera de el, siempre fue el mismo, sumamente cariñoso con su familia (público incluído) tremendamente dedicado, honesto. Y les digo algo a sus fans; la admiración hacia AA es100% justificada! Su discurso no fue un guión, el hombre era auténtico. Bien merecía esa privilegiada posición que se le daba (por encima de la mayoría de artistas de su época). Pues bien, la participación de don Antonio dentro de su espectáculo era a todos los niveles. Y no podía ser de otra manera, era SU espectáculo. Se divertía tremendamente durante cualquiera de los procesos. Llevaba la dirección estratégica, diseñaba el show, su publicidad, bueno, la hacía hasta de maestro de ceremonias durante algunos de los números. Siempre encima de todos los detalles de producción, mejor dicho, siempre encima de todo. :-) Pero eso si, el terreno musical era su fuerte. Ahí, Don Antonio realmente conectaba. Tenía como repertorio, un verdadero “arsenal” de emociones y Mexicanidad. Su música ranchera, aparte de ser auténtica era sumamente “dignificante”. A mi modo de ver, hacía que el escucha conectara con una parte de su orgullo, que en lejanas tierras o con ciertas presiones sociales, a veces resultaba más que elusiva. Todo lo anterior, presentado con los más elegantes y tradicionales trajes de charro y “enmarcado” por sus hermosos e inseparables caballos. Nobles bestias que a la postre resultarían ser binomio con la imagen del que era conocido Como “El Charro de México.” El repertorio de un músico siempre está cambiando. Cada nuevo trabajo, la lista de canciones se modifica. Y con los más de 50 álbumes que llevaba grabados para esas fechas la lista de canciones de mi padre SIEMPRE estaba en movimiento. Entre algunas que recuerdo cantaba por ese tiempo están: “Caballo Prieto Azabache,” “Los Laureles,” “Estrellita Marinera,” “Albur de Amor,” “Gabino Barrera,” “La Yegua Colorado,” “Simon Blanco,” “Canción Mixteca,” “Paso del Norte,” “El Caballo Bayo,” “La Tumba Abandonada,” “El Chivo,” “El Califa,” “El Moro de Cumpas,” “Mi Caballo el Cantador” entre otras. También hacía adiciones al repertorio de acuerdo a la situación, al momento o al lugar donde se encontraba. Por ejemplo, si estábamos en Puerto Rico, incluía temas emblemáticos de la isla versionados vanguardista y elegantemente con su mariachi. Canciones como: “Preciosa,” “En mi Viejo San Juan,” “Amanecer Borinqueño,” “El Jibarito,” “Perdón” etc. Adquirían una nueva y “fusionada” personalidad tras pasar por la visión de Antonio Aguilar y su equipo. Y así en varios lugares. Cuando visitaba regiones con historia musical que le mereciera respeto, hacia un pequeño homenaje. “El corrido de Monterrey,” “Villahermosa,” “Tampico Hermoso” y hasta “I left my heart in San Francisco” o “America” fueron parte de su camaleónico repertorio. Después de la presentación de mi padre, seguían dos o tres números más, para después cerrar con un “gran finale” compuesto por mi familia a caballo cantando “Viva México” rodeados por más de 15 charros a todo galope cada uno portando una bandera de algún país visitado. Como ya escribí, este espectáculo recorría el continente, especialmente Mexico y EU. Y por sus características / requerimientos en esa etapa, su planeación tenia que hacerse con mucha anticipación. Tanto oficinas como socios de mi padre estaban basados en Mex y EU. llevando así un manejo organizado y sumamente profesional de los tiempos (como hasta la fecha no he vuelto a experimentar) Mi padre repartía los 365 días estratégicamente. O grababa, o filmaba o estábamos de gira. El calendario era programado con un año de anticipación, las fechas en arenas, coliseos y Fair Grounds, quedaban comprometidas de manera adelantada. O sea, no solo apartaban el lugar del evento, también hacían lo mismo con hoteles, equipos, transporte, personal y números adicionales. Esta manera de trabajar, hacía que existiera cierta rutina, lo cual me daba un peculiar sentido de pertenencia. Llegábamos a los mismos hoteles, nos hospedábamos en los mismos cuartos, viajábamos por los mismos caminos, parábamos en los lugares conocidos. Siempre extrañando y paradójicamente, siempre con la ilusión de llegar al nuevo destino. Todo el tiempo re-descubriendo los mismos lugares…..una constante aventura “charrockanrolera” Crecí viviendo dos realidades, la primera como parte de un concepto familiar artístico siempre en movimiento. Y la otra como cualquier hijo de familia Mexicana de esa época. Con costumbres arraigadas y reglas estrictas. Mis padres nunca necesitaron estar en casa para educarnos con los valores que creían correctos. Por lo tanto las salidas durante las giras más que a antros eran a restaurantes, parques de diversiones y centros comerciales. Y en estos últimos principalmente a tiendas de discos (8 tracks y cassettes! Jaja). Contaba con cientos de horas libres, así que las destinaba a mis hobbies, leer y escuchar música, (que ya para entonces consumía hasta con cierta obsesión). En ese departamento (el musical) también existían marcadas dualidades dentro de mis gustos. Ya en anteriores posts les platiqué sobre los primeros recuerdos relacionados con música tradicional Mexicana. Ahora empezaré a contarles acerca de aquellos primeros acordes rockanroleros que vibraron mis recién estrenados tímpanos. Grupos como Pink Floyd, Queen, Led Zeppelin, YES, Rolling Stones, Rush, Génesis, etc, dominaban la escena mundial (y mis oídos). También en el rock (y música en Inglés en gral.) mi gusto era como muy………ecléctico. :-) Lo mismo oía “Revolution” de Los Beatles que “Rock and Roll” de Led Zeppelin, “Last Dance” de Donna Summers, que “The End” de los Doors. Igual sonaba Gino Vannelli que los Commodores, me emocionaba con Iron Maiden y también con Styx. Igual “tripeaba” con Mike Oldfield que con Vangelis. Es 1978, me llamo Pepe y tengo 9 años, con dinero propio compro mi primer instrumento….una batería. :-) (a escondidas) Fin de parte 2

Notas viajeras (parte uno)

Don Antonio Aguilar

Las cosas que se aprenden a temprana edad, son las que definen gran parte del carácter y preferencias de cada individuo; en mi particular caso, una de esas “cosas” fue el gusto por la música. Fiel y abnegada compañera desde que puedo acordarme, siempre jugando un importantísimo rol en cada etapa de mi vida. Afortunadamente mi vocación se cultivó en un ambiente donde todo tipo de expresión musical no sólo era aceptada, sino que  resultaba INDISPENSABLE en cada día de trabajo o esparcimiento.  Con mis padres aprendí a ver esta actividad artística como parte de la vida diaria. Mi padre estudió ópera, tenía una técnica tremenda. Recuerdo que todos los días (a indecentes horas de la mañana), religiosamente vocalizaba. En ese entonces me parecía una verdadera desconsideración para los que queríamos seguir durmiendo, ahora veo lo privilegiado que fui al recibir tales ejemplos de compromiso, disciplina y convicción a tan temprana edad. Bases que hasta hoy me siguen definiendo (aunque ahora todo con medida, claro). También por esos tiempos, aprendí a respetar y admirar el lenguaje musical de muchas regiones de México, así como sus diversas expresiones y costumbres. Pocas cosas me llenan tanto de orgullo como la riqueza folklórica y cultural que identifica a los mexicanos en todo el mundo  (y a la cual se habrá de apelar tarde o temprano). Ahora bien, de la mano de mis padres y su carrera, también estuve bajo un tremendo bombardeo de formas de pensar distintas a las de México, de propuestas musicales y culturales alternas. El estar siempre en movimiento por pueblos de todo el continente, inevitablemente me expuso a otros panoramas musicales. Y a mi hermano Antonio, le encantaba el rock, o sea que también contribuía -y bien-  a la mezcolanza de géneros musicales que para entonces ya se formaba en mi cabeza. Por ahí a sus 16  en el ’77  ( y yo con 8) abrió  –a muy adelantada edad–, mis rockanroleros ojos. (pero de esa historia les hablaré después). El primer recuerdo musical que tengo está relacionado al mariachi y al repertorio del show de mis padres. Su mariachi en ese entonces era el San Miguel , comandado por Salvador Padilla (qepd), -este último, pieza clave en el desarrollo musical de la carrera y el espectáculo de mi padre- El show se llamaba Espectáculo Internacional Ecuestre y lo llevaba por todo el continente. Más de 100 personas y decenas de animales (desde caballos hasta búfalos), formaban parte de la función, (de cuyo concepto e idea original hablaré en otra ocasión). Aunque era un verdadero circo, el alma del Espectáculo Internacional Ecuestre siempre fue la música. Música ranchera, música alegre, música romántica, música triste, nostálgica; notas  que vibraban de una manera muy especial en los oídos de aquellos que se encontraban lejos de su tierra. solo que de niño -como yo en ese entonces-, más que analizar las reacciones eufóricas o los desgarradores sentimientos nostálgicos, lo único importante era divertirse. Y para mi, la música resultaba muy divertida!. Recuerdo que siempre era un constante reto personal el aprenderme de memoria todos los arreglos, de todos los instrumentos, de todas las canciones… ¡de todo el show ! Éste consistía básicamente de Antonio Aguilar y su familia a caballo; así como de muchas estampas mexicanas: desde ballet folklórico hasta escaramuza charra; desde cómicos y floreadores hasta jineteo de toros y yeguas brutas. Todo lo anterior siempre enmarcado con violines, trompetas, vihuela y guitarras del mariachi San Miguel.  Al jineteo , lo “musicalizaban” con sones jalicienses. Ahí fue donde por primera vez escuché canciones como: “El maracumbé”, “El cuatro”, “Fiesta en Jalisco”, “El perico loro“, “Mariquita se llamaba”, “Las alazanas”, “El toro viejo”, “Camino real de Colima”, “El palmero”, “El tirador”, “La madrugada”, “La negra”, “El carretero“, “Los arrieros”, “El gavilancillo”, “Los aguacates”, “El ausente” y muchas  más. Mi hermano y yo normalmente cantábamos piezas del repertorio de mi padre, ya que nunca quiso que grabáramos material propio, argumentando que lo haríamos hasta que la voz nos hubiese cambiado; aunque después de que nos cambió, tampoco nos grabó ! (pero de esto, también les contaré en futuros posts). Total, solo cantábamos sus canciones. Toño interpretó muchas durante los años que participó en el espectáculo ecuestre de la familia Aguilar.  Algunas de las que le recuerdo son: “Mi Chuyita”, “El sauce y la palma”, “El siete mares”, “Caballo de patas blancas”, “Sin sangre en las venas”, o “Domingo Corrales”. Por otro lado -y siguiendo con las responsabilidades de familia-, un ejemplo de las melodias que su servidor magistralmente interpretaba en ese entonces (aunque a veces con pequeñas fallas técnicas como: caídas del caballo o caída de dientes– eran también piezas clásicas como: “El ausente”, “Tocando puertas”, “El perro negro”, “Mi Lupita” y “El muchacho alegre” Flor Silvestre (mi madre) hacia su parte del espectáculo montada en educados caballos. “Cielo rojo” , “Renunciación”, “El mar y la esperanza”, “Cariño santo”, “Échame a mí la culpa”, “Mi destino fué quererte”, “Cruz de olvido”, “El tiempo que te quede libre” etc. son canciones que, interpretadas por ella, quedaron para siempre grabadas en mi memoria, y estoy seguro que también en la de muchos. …fin de Parte 1.
Enhanced by Zemanta

Perspectiva selectiva aka Las preconcepciones son tus limitaciones.

¿Cual es tu idea de un gurú ? es decir, que características tendría que tener “x” individuo para que lo vieras y lo creyeras un gurú.              ¿Tendría que tener Barba? ¿Debe de ser hombre o mujer? ¿De algún color en especial? ¿De algún país especifico? ¿Con alguna vestimenta en particular? Y de dónde formaste TU idea de un Gurú ? 1) de una caricatura 2) de una película 3) de algún libro 4) de alguna clase de yoga 5) de las ideas que tus padres o tutores tenían de un gurú No importando de donde haya salido tu preconcepción sobre lo que deba de ser y como deba verse un gurú, el caso es que ya tienes una idea formada, por lo tanto, gracias a eso estás limitado a ella. Si existen gurús con forma e imágenes diferentes a lo que esperas, pues simplemente serán invisibles para tus ojos. :-/ ¿Te imaginas todo lo que te estás perdiendo por no percatarte de esto ? ¿Te das cuenta que hay muchas oportunidades que no les das oportunidad ? La mayoría de las veces, las soluciones a tus más grandes problemas se pasean justo enfrente de ti, solo que a veces quedarse sin problemas significa quedarse sin pretextos. Digo, yo digo…

Los Caminos de la Vidaaaaaaaaaaa !

The Road Less Traveled
Los caminos que he tenido que recorrer para llegar hasta aquí, han sido largos, sinuosos, confusos y algunos ni caminos eran :-) Pero aquí estoy. ¿ Y dónde estoy ? a) donde quiero estar b) donde debo estar c) donde puedo estar d) donde me hacen estar e) donde aprendí a estar No importando en cual de esas letras esté, ESTOY ! Pero el estar consciente ahí, o saber porqué llegué ahí, es otra historia. Y es precisamente de eso que hoy quiero hablarles en este espacio. La educación que recibes de tus padres o tutores, quedará grabada en tu subconsciente como un manual operativo. Esto hace que casi todas las programaciones de fondo se utilicen sin pensar, se auto-activen, esto casi instintivamente, son parte del individuo. Por lo tanto, si la información en la que basas tus decisiónes es buena, pues te impondrás/inventarás considerablemente menos obstáculos en tu vida. Pero si es infundada, si la formula es incorrecta, cada que se use ese “valor” o principio básico, éste fallará y el sujeto en cuestión le achacará el fracaso al destino, a la suerte, a que lo embrujaron, o a cualquier otra cosa menos a la verdadera causa: mala información y mal método…..mala educación vaya. Si a lo anterior sumamos todos las demás mañas que se nos pegan del camino, pues… el caos y la confusión se agrandan. :-/ Ahora bien, sinceramente creo que nada está perdido. (nuestra generación quizás.) Pero eso si, se tiene que empezar a trabajar en formas de pensar y actuar diferentes, desde ayer ! Para que realmente exista un cambio, la información debe de estar disponible para todos, no importando “raza”, posición social o credo. Y esto, por primera vez en la historia de la humanidad, ES POSIBLE ! (y ya está pasando) El poder romper las cadenas de errores generacionales solo se logrará a base de buenas dosis de INFORMACION y HONESTIDAD. El siguiente es un ejemplo “casero”: Si mis hijos supieran que la vida me cuesta EL MISMO TRABAJO QUE A ELLOS LA SUYA, Que en mi mundo igual le tengo miedo a MUCHOS tipos de monstruos, Que entre más viejo te haces, más preguntas tienes, Que la mayoría de las cosas no las puedes controlar, Que se arrepiente uno más de lo que quisiera, Quizás después de que los escuincles se dieran cuenta de lo anterior, después de que entendieran claramente que TODOS -incluidos los papás superhéroes- están en la misma búsqueda, seguro estoy que en vez de verte siempre con cara de what ? te respetarían mucho mas. Digo, hasta ahora el que los padres se hagan pasar por cosas que no son, lo único que ha hecho es confundir y “traumar” en vez de ayudar. En fin, creeanme que no es mi intención el convencerlos para que todos nos juntemos por las noches a cantar “kumbaya” Ni tampoco quiero empezar un nuevo club para optimistas (aunque estaría bien) Lo que pretendo con estas líneas es solo analizar, cuestionar, entender y también remover. Aquí unicamente expongo una de las miles de causas por las cuales a veces el camino se ve más sinuoso y confuso, porque uno en ocasiones “no se halla” (diría Martincito Urieta) Concluyendo: no creo que exista mucha alternativa o que se quiera otra opción. No hay que postergar. Por todo lo aquí mencionado, (y otras cosas que no cupieron) repito y sostengo: Es tiempo para la “generación de la verdad” ;-)
Enhanced by Zemanta
Digo, yo digo..

La Generación de la verdad.

Vivimos tiempos de cambios radicales, de apertura inédita, de búsqueda e implementación drástica de nuevas formas y de un contacto directo sin precedentes en la historia. Esto, inevitablemente nos lleva a un estado de conciencia también sin precedentes. Una que exige más entendimiento, más aceptación, más realidad, más acción. Lo anterior se debe en gran mayoría a un solo invento: la web. Gracias a esta conectividad – y ante el asombro de los más – las reglas “evolucionan” dia a día de manera vertiginosa e implacable. La súper autopista de información, conecta ideologías, las desnuda, las compara y… las transforma. Muchos, muchísimos “valores” caducos, se desmoronan diariamente cuando se les ve al descubierto y quedando de pronto transparentes, ya sin coherencia ni sustento actual. Los verdaderos valores universales, regresan lentamente a ser punto de partida. Estando todo el tiempo bajo el reflector, la verdad y la ética poco a poco terminarán por volverse forma. (no virtud, o elección). Así es, se viven tiempos sorprendentes. Pero lo que más sorprende, es confirmar que esta irrefutable realidad, aún sea tema de discusión y de asombro para muchos a lo largo y ancho del planeta! Lo increíble, es que a estas alturas todavía se pierda tanto tiempo y energía en analizar, resistir y especular, en lugar de subirse, aprender e implementar. La red es mucho más que una buena herramienta tecnológica. Más que un periódico mundial instantáneo, más que una fuente inagotable de chismes de farándula y/o política, más que un directorio de ex parejas perdidas :-) o más que un focus group 2.0. Poder conectar toda nuestra información es solo el principio; nos espera un cambio global inevitable, (en casi todos los aspectos) gracias a la red. El estar conectados forjará una nueva realidad – Económica, de tiempos, de formas, de tendencias, de reglas, de valores – . Pero apenas estamos arrancando! Es muy temprano para saber a ciencia cierta a donde nos llevará todo esto. Solo se puede especular y “hacerle al Nostradamus” (como en este caso). Hasta ahora, lo UNICO que se ha constatado es que el potencial para BIEN y para MAL es más grande de lo que se puede entender. Las redes sociales son tan solo una microscópica muestra de lo que la conectividad representa. Están de cierto modo, abriéndonos los ojos hacia lo que la web es capaz de hacer. Y como ejemplos del “principio” se pueden poner: Egipto, a Wikileaks, a Facebook, Twitter y al mismísimo Barack Obama, por sólo mencionar algunos casos. (y la lista se agranda día a día). Entre más se entiendan las posibilidades de esta nueva realidad, más “Assanges” y “Zuckerbergs” seguirán surgiendo sin parar de todos los confines del planeta. Seguro estoy que nos faltan por conocer CIENTOS de compañías que se volverán líderes/billonarias en tiempos récord. (Y un buen porcentaje de ellas en base a principios y modelos que AUN NI SIQUIERA EXISTEN!) Todo esto cuando apenas estamos arrancando ! (Repito) Le guste o no al antiguo “status quo”, hoy ya se vive una nueva era. Y es muy tarde para dar vuelta a atrás. Ya nos rigen nuevas formas, con diferentes necesidades/posibilidades. Las reglas cambiaron para siempre… LA HUMANIDAD ENTERA (y no solo unos cuantos privilegiados,) ES POR PRIMERA VEZ, protagonista de la historia! La web ( por el momento vía redes sociales ) nos “despierta” de un limitante y regional sueño, nos saca de nuestra particular realidad. Nos concientiza. La conectividad nos afecta a todos, nos interesa a todos y por supuesto nos cambiará a todos (hasta a aquellos que no estén conectados jejeje). Es importante estar alerta. Y tu, ya despertaste? Digo… yo digo.
Enhanced by Zemanta

Bienvenidos!

Desde muy pequeño, he escuchado, entendido, interpretado, respirado, comido y vivido musica popular de Mexico. En mi particular caso, el Mariachi y la Banda han sido los argumentos como productor e intérprete a lo largo de veinte producciones. Pero esta, la número veintiuno, es una muy especial ya que va dedicada a México. Por lo tanto, como podrán entender, el compromiso, es elevado. Quizás las letras que a continuacion escribo no hagan sentido en algunos años. Pero en este tiempo, creo que nos hace mucha falta el acordarnos de que estamos hechos, de donde venimos, de lo mucho que tenemos para estar orgullosos. Espero que “Bicentenario” resulte un buen recordatorio.